jueves, 14 de marzo de 2013

MENSAJE A LOS EDUCADORES!




Forjar a los ciudadanos del mañana no es una tarea menor. Asumir tal responsabilidad solo lo pueden hacer personas con una sólida vocación de servicio y amor por los niños y jóvenes. Los grandes genios, los líderes mundiales y los ciudadanos de bien no serían lo que son sin las valiosas enseñanzas y el ejemplo de grandes educadores que dedicaron su tiempo para hacer de este un mundo mejor.

Para todos los educadores, aquellos que decidieron dedicar su vida a tan noble labor, este mensaje en su día y nuestros mejores deseos: Docente educador, tú eres un grito de fe porque crees en el hombre; un grito de esperanza porque siembras lo que otros cosecharán; un testimonio de amor porque mueres un poco cada día para que otros vivan plenamente. No dejes de sembrarte con coraje en el surco del corazón humano, y volverás a ser pan en muchas mesas para vivir cuando ya no vivas


ORACIÓN DEL NIÑO A SU MAESTRO.

Maestro, tu que haz de plasmar mi alma y modelar mi corazón, compadécete de mi fragilidad.
No me mires con ceño adusto si no te comprendo, ten paciencia.
No te moleste mi bulliciosa alegría; ¡compártela!
No atiborres mi débil inteligencia con nociones superfluas.
Enséñame lo útil, lo verdadero, lo bello.
Trátame con dulzura, maestro, ahora que soy pequeño.
Cuántos dolores me esperan en la vida: en medio de ellos, el recuerdo de tu benevolencia será estímulo bienhechor.
No me riñas injustamente...ámame, maestro, que yo también, aunque no sepa demostrártelo, te amaré mucho, mañana más que hoy.
Cultívame, maestro, como un jardinero sus flores.
 Y yo perfumaré tu existencia con el incienso perenne del recuerdo y la gratitud.
Maestro, buen maestro, que haz de dar luz a mis ojos, aliento a mi cerebro, bondad a mi corazón, belleza a mi alma, verdad a mis palabras, rectitud a mis actos.
¡Maestro no desoigas mi oración!

 Por el padre sacerdote, .Walter de Jesús Zapata Velásquez.

FELIZ  DÍA  MAESTRO!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada