jueves, 14 de marzo de 2013

ANIVERSARIO DEL FALLECIMIENTO DEL LIBERTADOR SIMÓN BOLÍVAR. SE CUMPLEN 182 AÑOS DE LA MUERTE DEL PADRE DE LA PATRIA.



El 17 de Diciembre, se recuerda la muerte del libertador Simón Bolívar, militar destacado de la Emancipación Americana frente al imperio español. Contribuyó de manera decisiva a la independencia de las actuales Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela.

Simón Bolívar es sinónimo de gloria, 182 años después de su último suspiro, aquel caraqueño rebelde que decidió enfrentar a un imperio colonizador está más vivo que nunca en la voz de un pueblo que lo nombra y que cultiva cada uno de esos pensamientos emancipadores que desarrolló a lo largo de su vida.

Simón Bolívar llegó a Santa Marta el 01 de diciembre de 1830 en estado de postración tras una penosa travesía por el río Magdalena desde Bogotá y a pesar del buen clima y las atenciones recibidas, su salud empeoró a los pocos días, teniendo algunos momentos de lucidez que le permitieron dictar su testamento y su Última proclama, donde un Bolívar gravemente enfermo clamó porque su muerte por lo menos permitiera la consolidación de la unión y la desaparición de los partidos.
           

Bolívar fue un hombre que se entregó a los ideales en los que creía. Incluso en su lecho de muerte, nunca olvidó a su pueblo: “¡Colombianos! Mis últimos votos son por la felicidad de la patria. Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro”, dijo aquel fatídico 17 de diciembre de 1830, en Santa Marta, Colombia.


Esa devoción por la integración del continente lo llevó a participar de forma decisiva en la lucha armada por la independencia política de los territorios que en la actualidad corresponden a Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela. Allí rompió las cadenas de un Imperio Español que saqueó a su antojo estas latitudes durante más de 300 años.

Finalmente El Libertador Simón Bolívar fallece el 17 de diciembre de 1830, a los 47 años de edad. A la una y tres minutos de la tarde murió el sol de Colombia, según rezó el comunicado oficial. Los despojos mortales del Libertador recibieron cristiana sepultura en el altar mayor de la suntuosa Catedral Basílica de Santa Marta, y en ese sagrado recinto moraron apaciblemente, hasta diciembre de 1842, cuando fueron trasladados a su país de origen Venezuela, cumpliéndose así el mandato de su testamento.
           
INVENCIBLE

A diferencia de otros reconocidos estrategas militares de la historia (Napoleón y Alejandro Magno), el Padre de la Patria nunca alzó su mano con la intención de conquistar otras tierras. Siempre enarboló su espada en nombre de la libertad del continente y se dedicó a impulsar el desarrollo endógeno de sus pueblos.

INVESTIGACIÓN PATRIÓTICA

Por mucho tiempo, la imagen que tenía el mundo de Bolívar fue la plasmada en los lienzos de artistas plásticos de la época. No obstante, el Gobierno Bolivariano, encabezado por el presidente Hugo Chávez, impulsó una investigación científica para determinar, en principio, la causa de muerte del Libertador.

Con ese objetivo, a mediados de 2010, fueron exhumados los restos del Padre de la Patria, en un procedimiento que se prolongó por más de 19 horas.

Esa acción histórica permitió que, dos años después, en la celebración del 229° aniversario de su natalicio, el presidente Chávez develara una imagen del rostro de Bolívar, trazada gracias a una reconstrucción facial científica, llevada a cabo por especialistas en la materia.

Además, se conoció que el Padre de la Patria falleció de una enfermedad respiratoria crónica, que se agravó por una infección. Se determinó que, probablemente, el mal estado de ánimo del prócer en aquel momento –causado por el desmembramiento de la Gran Colombia, el asesinato de Antonio José de Sucre y las traiciones de algunos de sus compatriotas– aceleró el padecimiento y lo llevó más rápido a la muerte.

En definitiva, Bolívar es un faro de refulgente luz que, 182 años después de su muerte, aún brilla en los corazones de quienes aman la libertad y la justicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada