jueves, 14 de marzo de 2013

GENERAL RAFAEL URDANETA: EL GRAN HOMBRE ESTRATEGA DE COMBATE. 24 DE OCTUBRE: 224 AÑOS DE SU NATALICIO.



  El 24 de octubre de 2012 se conmemoraron  224 años del natalicio de nuestro prócer y uno de los más grandes bolivarianos de la historia, el general Rafael Urdaneta.
 
Rafael José Urdaneta Farías nació en Maracaibo, estado Zulia (Capitanía General de Venezuela, entidad administrativa del Imperio Español; actual Venezuela) un 24 de octubre de 1788 - y muere en París, Francia, un 23 de agosto de 1845). Militar y político venezolano, prócer de la Independencia de Venezuela y último presidente de la Gran Colombia.

Hijo de Miguel Jerónimo Urdaneta y Troconis y de María Alejandrina Farías. Fue una de las más interesantes y grandes figuras de nuestra historia, de los pocos capaces de comprender el valor histórico real de la concepción bolivariana, ya que, era enemigo de la anarquía y veía con horror los caminos seguidos por quienes desmembraron a Colombia.

Estudió en Maracaibo Latín y filosofía. A los 12 años es enviado a Bogotá con un tío, quien le da trabajo.

Fue uno de los más leales a Bolívar. En 1828, desde la secretaría de Guerra, le tocó juzgar a los asesinos de septiembre, que atentaron contra Bolívar.

A los 22 años se une al movimiento revolucionario independentista en Santa Fe de Bogotá, Colombia, lugar donde luego sería ascendido a Capitán por su destacada participación en la batalla del Bajo Palacé. Años más tarde, se incorpora al conjunto de oficiales comandados bajo el entonces brigadier Simón Bolívar, que planeaban invadir Venezuela en la denominada Campaña Admirable, exitoso plan que junto a la primera Batalla de Carabobo, entre otras, permitió a Urdaneta el ascenso a General de División en enero de 1815.

En 1821, liberó a la provincia de Coro y continuó hasta San Carlos, donde Bolívar, ya compañero de lucha, preparaba una concentración de fuerzas para en Carabobo vencer al ejército realista y sacarlo definitivamente de Venezuela. A partir de allí, ejerció cargos como Presidente del Senado de Colombia, Intendente del Departamento del Zulia, jefe en la cartera de Marina y Guerra y en la máxima magistratura de Colombia, hasta que el 28 de abril de 1831, abandona Nueva Granada y se traslada a Curazao. A los 49 años de edad es nombrado Secretario de Guerra, cargo que desempeñó hasta 1839.

En 1842, lo nombran Gobernador de la provincia de Guayana, y en delicada misión, en su condición de presidente de la Sociedad Bolivariana; tuvo después la honra, justa y merecida por más de un título, de comandar las tropas durante la traída de las cenizas de El Libertador, vistiendo entonces uniforme militar por última vez.

Hay que destacar que el general Rafael Urdaneta siempre honró su amistad y fidelidad a El Libertador en sus acciones.

En 1843, durante el Gobierno de Soublette, volvió a la cartera de Guerra y Marina, donde permaneció hasta su muerte. En 1845 partió para España con la investidura de enviado extraordinario y ministro plenipotenciario ante el gobierno de aquel Estado, con el encargo especial de canjear las ratificaciones del Tratado de Reconocimiento, de Paz y Amistad, celebrado en Madrid el 30 de marzo de ese año y aprobado por las cámaras del Congreso de Venezuela.

Durante el viaje, hizo escala en Londres y allí se sometió a un examen médico, pues sus viejas dolencias de la vejiga habían hecho crisis. Los facultativos le indicaron la necesidad de una intervención quirúrgica; pero Urdaneta, deseoso de llevar a feliz término la comisión que le condujo a Europa, aplazó el tratamiento y partió para París. Al llegar a esta ciudad se agravó, y antes de su muerte se le insinúo la conveniencia de hacer el testamento, a lo que respondió: “Solo tengo y dejo, una viuda y once hijos en la mayor pobreza”. Su viuda Doña Dolores Vargas París, con quien se caso en 1822, y sus hijos, ocho varones y tres hembras (Rafael, Luciano, Octavio, Adolfo, Eleazar, Neptalí, Amenodoro, Susana, Rosa, Dolores y Rodolfo).

Poco antes de morir, ordena a sus hijos Rafael y Luciano que lo acompañan en el supremo trance, devolver al Gobierno de Venezuela los sueldos que le habían sido avanzados por el trabajo diplomático que ya no podía cumplir. (Luego se encargaría Fermín Toro de terminar esta encomienda).

El General en Jefe Rafael José Urdaneta, falleció en París, el 23 de agosto de 1.845. Su hijo mayor en carta a Soublette, el 30 de agosto de 1845 dice: “Mi padre deja a una larga y desgraciada familia, sumida en la orfandad, en la miseria, en la mayor desesperación”. Su desaparición fue doblemente infausta, porque era el candidato de todos los partidos para el próximo periodo presidencial, lo que hubiera evitado grandes males a la Patria. Rafael Urdaneta, reunió todas las virtudes de un gran militar: Valor temerario, constancia, decisión, serenidad, y fue entre los tenientes de Bolívar, junto con Sucre, el de más conocimientos estratégicos.

Urdaneta fue el General que con excepción de Bolívar recorrió más el territorio nacional, con las armas de la República. Luchó en 26 batallas y fue calificado como “un genio y el más sereno de sus generales” por el propio Bolívar. Sus restos, descansan hoy en el Panteón Nacional de Venezuela.

Fue, un hombre de principios y de firmes resoluciones.

La lealtad y la honestidad,  fueron los más grandes valores de este héroe y un ejemplo para las juventudes: “Todos los venezolanos debemos ser como este hombre revolucionario, que hasta en su último momento dio la vida por la patria”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada